Make your own free website on Tripod.com
HISTORIA DE O'HIGGINS DE RANCAGUA


Historia del club:

    O'Higgins de Rancagua compite en nuestra Division de Honor desde el 7 de Abril de 1955, tiempo despues de haberse producido la fusion de los dos mas poderosos clubes de Rancagua: el America y el O"Higgins-Braden.

    Desde su primer campeonato en primera división, en el que finalizo 9º, las campañas de O'Higgins han sido regulares, con la excepción de 1959 donde logró el tercer lugar, en 1979, 1980 y 1984 donde llegó a la copa libertadores, y 1994 donde alcanzó el tercer lugar detrás de las potentes Universidades.

    La mayor victoria conseguida por O'Higgins se logró en 1972, venciendo al equipo de Rangers por 7 a 2.  También se recuerda la mayor derrota conseguida por Colo-Colo en su historia, a manos de nuestro club en 1983, donde los celestes goleamos por 6 a 1 a los indios.

    Todavía se recuerda la figura de Raul Contreras, mandamás de El Teniente, celeste de alma y corazón, que en la década de los 80 logró hacer automáticamente socios a todos los mineros, ademas del dos por uno, donde por cada socio, Codelco pagaba por dos más.  De esa forma O'Higgins llegó a tener 36 mil socios al día.  Se compró el complejo Patricio Mekis y la sede el Almarza.  El recinto de Baquedano contaba con 4 canchas empastadas, camarines con sauna, casino y hostal para las concentraciones y para las juveniles del club.

    Los presidentes de O'Higgins, desde 1977 han sido correlativamente los siguientes: Alfonso Orueta, Alberto Muse, Héctor Cortés, Rodolfo Cueto, Héctor Albornoz, Rodolfo Cueto, Juan Romero, Alfonso Orueta, Alex Acosta, José Donoso y Omar Pozo.

    El 29 de Enero de 1995 se realizó una dudosa asamblea de socios, con la presencias de no más de 100, donde se decidió la venta del complejo de Baquedano, ofreciéndose a cambio un mejor recinto, también se vendió la sede de Almarza.

    Actualmente, el club cuenta con una nueva sede en Cuevas y un recinto deportivo propio en la Gamboína, unos 4000 socios y un plantel con jugadores jóvenes que le ponen alma y corazón en cada partido, con la consecuencia de haber ascendido a primera división hace dos años y la presencia de un promedio de no menos de 10.000 hinchas celestes en cada encuentro de local, además de llevar una gran barra de visita a todos los lugares de norte a sur de nuestro país.
 
 
 

O'Higgins en la Copa Libertadores:

  O'Higgins de Rancagua ha participado en tres ocasiones en la justa subcontinental (1979,1980 y 1984), llegando a semifinales en su mejor actuación.

    Esta se produjo en 1980, cuando en la primera fase dejó en el camino a Colo Colo y los paraguayos Cerro Porteño y Sol de América, para caer frente a Nacional de Montevideo y Olimpia de Asunción en el triangular que determinaba a uno de los finalistas de la copa.

    Los celeste cayeron por 1 a 0 ante los charrúas y guaraníes en el Estadio Nacional y por 2 a 0 en Asunción y Montevideo.

    Con un plantel carente de grandes figuras y con un estilo basado en la aplicación táctica más que en el virtuosismo de sus jugadores, el elenco de la VI región logró conformar un cuadro equilibrado entre la experiencia y la juventud.

    Siendo un equipo modesto, el O'Higgins de 1980 contaba con varios jugadores experimentado en el torneo sudamericano de clubes.  Es el caso del portero Miguel angel Leyes, quien había defendido a Huracán de Argentina, Liga deportiva Universitaria de Ecuador y Everton; Nelson Acosta, que llegó con una experiencia de siete actuaciones, casi todas por Peñarol, y el mismo Miguel Angel Neira, que lo había estado el 75 por Huachipato.

    Aquel plantel era dirigido por Francisco 'Paco' Molina y ese año debió lamentar las salidas de René Valenzuela y Eduardo Bonvallet, este último transferido al fútbol norteamericano.  Sin embargo, y pese a las dificultades económicas que le apremiaban, el cuadro minero logró consolidar un poderío sobre la base de fuerza y sacrificio que lo encumbró a instancias mayores.

    En sus otras dos participaciones coperas, el elenco celeste no pudo superar la primera instancia, siendo desplazado por Palestino el 79, en un grupo compartido por los venezolanos Galicia y Portuguesa, y por Universidad Católica el 84, en un grupo en el que enfrentaron a los bolivianos Blooming y Bolivar.

    En el debut internacional, dirigido técnicamente por Luis Santibáñez, O'Higgins se ubico en la segunda posición del grupo a tres puntos de Palestino, mientras que en la tercera intervención sólo consiguió una unidad, colocándose en el último lugar.

    La temporada 1979, el campeón de la Copa Libertadores fue Olimpia (que en la final venció a Boca Juniors 2-0 en Asunción y empató a cero en Buenos Aires).  En 1980 el título lo ganó Nacional de Montevideo al empatar a cero como visita ante Internacional de Porto Alegre y vencerlo por la cuenta mínima en Uruguay.  Y en 1984 la Copa se la llevó Independiente, queen la final ganó 1-0 a Gremio de Porto Alegre e igualó sin goles en el partido de vuelta.

    Las estadísticas del O'Higgins copero indican 22 partidos jugados, 4 ganados, 6 empatados y 12 perdidos, 22 goles a favor y 32 en contra.

    O'Higgins comparte con Palestino la sexta posición en número de participaciones de equipos chilenos en la Copa Libertadores, con 3 actuaciones en ella, detrás de Colo Colo, U. Católica, U. de Chile, U. Española y Cobreloa, los demás quipos son Wanderers, Rangers, San Felipe, Huachipato, Everton, Magallanes, Cobresal, Concepción y Coquimbo, todos ellos con una sola participación.
 

Los 6 goles de Aníbal González

    15-05-1990
    Estadio: El Teniente de Rancagua
    Público: 3.974
    O'Higgins 7  (5', 9', 31', 41', 78'y 90' Aníbal Gonzáles, 80' Juan Reyes)
    F. Vial      1 (56' Saavedra)

    DETALLE:
    5',  tiro corto de izquierda
    9'  derechazo bajo
    31' cabezazo
    41' cabezazo
    78' cabezazo
    90' globo.

"LOS ZAPATOS NUNCA MAS LOS OCUPE"

    Aníbal González aún vibra con aquella jornada mítica donde sus zapatos y su cabeza se hicieron famosas.  Esa noche de mayo de 1990, el 'Tunga' arreció con la mallas y propinó una de las más terribles humillaciones que le pueden ocurrir a un arquero: seis goles en su arco.

    Tal vez, Aníbal nunca fue tan feliz como luego de ese partido.  La gente esperó casi veinte minutos en sus asientos y él tuvo la gentileza de ir a la galería y agradecer todo el cariño recibido.  Unas cuantas lágrimas en sus ojos delataron la emoción que tenía.  Y era inevitable, pues en todos lados se señalaba que el récord de goles había sido roto.

    El 'Tunga' pasó el túnel de el Teniente esquivando abrazos y grabadoras.  En el vestuario lo tiraron a la tina y lo mojaron sin contemplaciones.  Fuera estaban las cámara de TV esperándolo, mientras cientos de hinchas coreaban su nombre.

    Una vez en la casa, tomó una importante decisión.  En honor a esa tarde única, optó por no ocupar nuevamente los zapatos de fútbol y guardarlos en la galería de los recuerdos.. "Eran unos soccer de goma que quizás son los botines que yo más quiro", cuenta.