Make your own free website on Tripod.com
REPORTAJES CELESTES

 
 

Ex jugador de ÓHiggins
Qué fue de Roque Alfaro (Fuente: La Tercera 18/09/2000)
 
Roque Alfaro en 1986
El buzo oficial de la delegación de River Plate esconde caprichosamente su figura. No obstante, basta que esboce una sonrisa para confirmar que tras ese envoltorio rojinegro subsiste el mismo jugador que hace ocho años dejó el fútbol vistiendo la camiseta de ÓHiggins. Para Roque Alfaro aquel capítulo sigue siendo un momento inolvidable en su vida: "Fue en el estadio San Carlos de Apoquindo, el 29 de diciembre de 1992. Esa tarde, ganamos por 1-0. Fue un gran triunfo, aunque no nos sirvió para clasificar a la liguilla de la Copa Libertadores, una lástima", recuerda el hombre de los goles de media distancia.

 Desde hace tres años que está radicado en Buenos Aires y asegura que el cambio de ambiente le hizo muy bien, ya que hoy ocupa un lugar destacado dentro del staff técnico de River Plate. "Llegué al cuadro de Núñez el 15 de febrero de este año, junto con Américo Gallego. Soy uno de sus dos ayudantes de campo, aunque también tengo la responsabilidad de dirigir al equipo reserva, que es prácticamente el mismo cuadro que el martes derrotó a la "U" por la Copa Mercosur".

 Previo a su llegada al club de Núñez, Alfaro integró los cuerpos técnicos de Platense ('97-'98) y Newells Old's Boys ('99). El argentino asegura que entre sus planes cobra cada vez más fuerza la idea de volver a nuestro país, ya que asegura que alberga una deuda que, cada cierto tiempo, le cobra la palabra. "Quiero volver a dirigir a ÓHiggins. Ya lo hice en 1996, aunque no me fue muy bien. Sé que tendré una segunda oportunidad y espero aprovecharla para devolverle al club todo lo que le debo".

 Desde la distancia, confiesa que ve con preocupación el nivel del fútbol chileno. "Me llama la atención la irregularidad que presenta. Lamenté mucho la derrota que sufrió la Selección en Buenos Aires en el comienzo de las Eliminatorias, aunque imaginé que después del triunfo sobre Brasil el equipo no dejaría puntos como local, sin embargo, ante Colombia me volvió a defraudar".
 
 
 
 
 
 
 

ANIBAL GONZALEZ, 'TUNGA HISTORICO'  (fuente: Triunfo, 14/08/2000)

    - Con todos estos años en el fútbol, y sus logros, ¿se puede considerar un 'histórico' dentro del medio nacional?

    - Más que un 'histórico', pienso que estoy aún vigente después de tantos años y, más aún, sigo haciendo goles y me encuentro en el primer plano.  Para mí esto es muy gratificante y para lograrlo hay que trabajar, cuidarse y esforzarse mucho...

    - ¿En qué momento de su carrera se encuentra?

    - Creo que el fútbol siempre va a ser presente, no hay que vivir de los recuerdos, que salí campeón o que fui goleador... Pienso que en estos momentos estoy metido en la cancha, jugando.  Eso es lo que importa, porque la gente se olvida de lo que uno fue y cada día tienes que esforzarte para rendir y demostrar que estás vigente, que tienes para largos momentos más,  Además, hay que devolver la mano, en este caso a O'Higgins que me dio la oportunidad de jugar en Primera División.

    - Entonces, ¿usted no es un hombre que vive de los recuerdos en el fútbol?

    - Es bonito recordar que uno pasó por los equipos grandes y que salió campeón y goleador, pero la gente se olvida y la mejor manera de estar en el primer plano del fútbol es aparecer todos los fines de semanas en el campo de juego y andar bien.

    - Se olvida de los momentos de gloria?

    - No, pero me motivo mucho cuando estoy dentro de un campo de juego, a pesar que ahora estoy en un cuadro con muchos jóvenes y no tenemos una posición muy buena en la tabla... pero me esfuerzo por hacerlo lo mejor posible.

    - Dentro del equipo, ¿los jóvenes tienen un trato especial hacia el 'Tunga' gonzález?

    - Sé que ellos me respetan.  Así como cuando empecé en el fútbol respeté a muchos y traté de copiar las cosas buenas.  Esa parte la viví y ahora trato de compartir con los chicos lo positivo, lo bueno, y mi bonita experiencia en el fútbol... además los insto a que saquen más provecho que yo a esta profesión.

    - ¿Para cuánto tiempo más tendremos al 'Tunga' en las canchas?

    - La verdad es que espero que sea por mucho, mucho, pero mucho tiempo más.  Ojalá, Dios quiera que pueda jugar varios años más, pero bien.

    - Años atrás se decía que 'Tunga' era sinónimo de gol.  ¿Sigue vigente ese concepto?

    - Sí, esperemos que sí.  Si bien habrá ocasiones en que no podré anotar, lo importante es que gane el equipo.

    - ¿Se puede afirmar que es feliz en Rancagua?

    - Sí, estoy muy contento, porque de una u otra forma O'Higgins me dio la posibilidad de volver a Primera División, a mostrarme y quiero tratar de jugar los últimos años acá y devolverle la mano a los dirigentes.  Jugar en mi ciudad con mi gente, es algo muy lindo.

    - ¿Termina su carrera en O'Higgins?

    - Espero hacerlo.  Quiero terminarla acá, pero jugando en el mismo nivel en  el que estoy.

    - Y luego, ¿cuál es su idea: seguirá ligado al fútbol?

    - Como ya dije, quiero ayudar a O'Higgins.  Veré la posibilidad de ser entrenador o dirigente y tratar de estar metido de una u otra forma en el fútbol que me ha dado tanto.

    - ¿Piensa que tiene las condiciones para ser técnico y repetir en esa profesión su exitosa carrera de jugador?

    - Bueno, es difícil.  Pero si el fútbol te ha dado mucho, creo que tú, de alguna forma, tienes que devolver lo que has aprendido y eso sería ser entrenador.

    - Empresario o representante de jugadores?

    - Sí, puede ser.  Pero más que eso, quiero algo que se relacione directamente con el fútbol en esta ciudad, en Rancagua, con O'Higgins.

    - Y tal vez ¿ha pensado en dedicarse a las comunicaciones?

    - (Risas).  No sé, la verdad es que hay muchos jugadores que se están dedicando a las comunicaciones.  Cuando uno es jugador dice que le gustaría ser periodista, pero cuando estás al otro lado como periodista se le olvida que fue jugador y trata de criticar a los que están dentro del campo de juego y no hay que olvidarse que uno en la cancha ande mal o bien, uno siempre quiere hacer las cosas de la mejor manera para el quipo que está defendiendo.

    - ¿Tiene algún deseo que quiera que se cumpla lo antes posible?

    - Claro: que este año O'Higgins ande bien.  Acá hay muchos jóvenes que son muy buenos para el fútbol...

    - ¿Y en lo personal?

    - Que siga igual con mi familia... andar cada día mejor en la cancha y, desde luego, continuar haciendo goles.

PURO GOL
    Bastante complicado es sintetizar, en pocas palabras, la extensa trayectoria del Aníbal Segundo González Espinoza.  El 'Tunga' nació el 13 de Marzo de 1964 en la Sexta Región.  Una decena de equipos han sabido de las bondades de este goleador, entre ellos, O'Higgins, Cobreloa, Unión Española, Colo Colo, Monterrey y Morelia (México), Palestino, y Universidad Católica.
    Pero la lista se alarga si a títulos se refiere, ya que hay que mencionar que fue campeón del torneo de apertura 1997 con colocolo (1992) y campeón de la Copa Concacaf con Monterrey de México (1993).
    González, además, se convirtió en máximo artillero en los campeonatos oficiales de 1992 con colocolo (24 goles) y con Palestino en 1995 (18).
 
 
 

A FONDO CON MARIO NUÑEZ (fuente: Don Balón, 9/11/1999)

    Sus 23 años le regalan la licencia para soñar y este delantero del equipo rancagüino no tiene sueños a montones en una mezcla poco común al narrarlos con los pies muy bien puestos sobre la tierra.  Quiere llegar a la Selección, quiere anotar en un mundial, quiere ser el máximo artillero en una Liga importante de Europa, quiere, quiere.  Su ventaja es que hasta ahora luce argumentos para convertir en realidad sus deseos.

DON BALON:.- ¿Se imaginó estar como máximo goleador?
-No pense en eso, pero si en que haría una cantidad importante de goles.  Tengo una opción clara para ser el máximo anotador.  El año pasado fui el goleador en Primera B y eso fue importante para la campaña de este año.

db.- ¿Cómo equilibra sus deseos de ser el goleador con los objetivos del equipo?
-Para mi es primero el equipo, pues son mis compañeros los que hacen la jugada para que termine en gol.  Nuestro trabajo es hacer goles, abrir espacios, ir por las puntas, tratar de llegar lo antes posible al gol, pero para eso antes la acción para por el arquero, por los laterales, por los volantes.  Es muy importante pero en grado menor, ser el goleador.

db.- Ha formado una dupla temible con Jaime González, ¿son muy amigos, tienen gustos en común fuera de la cancha?
-Nada de eso.  Lo que hacemos es conversar bastante sobre jugadas específicas.  No somos amigos de los llamados yunta.  Creo que es más que nada el reflejo de un trabajo de dos años.  Jaime también tiene características de goleador.  Además nos complementamos bastante bien porque él es zurdo y ocupa de la mitar de la cancha a la izquierda y yo hacia la derecha.

db.- Usted es el encargado de los penales en O'Higgins y nunca ha desperdiciado uno, ¿cuál es su secreto?
-Cuando hay mucha presión opto por asegurar, o sea, lo pateo fuerte y evito colocar el envío porque la gente puede pensar que uno es canchero,  Elijo el lado y los arqueros no han acertado para mi beneficio.  Pienso que es clave tomar la decisión antes del disparo.

db.-¿Cuál es su mayor virtud?
-Estar siempre atento a esas jugadas en que hay rebotes y la pelota queda botando.  Estar en el momento preciso para mandar la pelota adentro.

db.- ¿Y sus defectos?
-Tengo que mejorar mi juego aéreo, este año creo que llevo un gol de cabeza.  También debo mejorar mucho con el pie izquierdo.  En eso trabajo bastante en la semana.

db.- Este plantel de O'Higgins es casi el mismo que subió a Primera el año pasado, ¿fue muy brusco el cambio?
-Nos costó asimilar el cambio, pero cuando lo hicimos nos transformamos en el equipo revelación de la segunda parte del campeonato.  También nos ayudó la llegada de algunos jugadores en puestos claves, como el paraguayo Toribio Caballero que afirmó bastante el bloque posterior, y Moisés Avila que le dio una movilidad distinta al equipo desde la mitad de la cancha hacia arriba.

db.- ¿Qúe diferencias hay entre la Primera división y la serie B?
-En primera hay jugadores de mayor calidad, que manejan más situaciones.  La B no es mejor técnicamente, pero hay buenos jugadores y el ritmo es más exigente que en Primera.  En Segunda tomas la pelota y llegan de inmediato dos o tres jugadores a marcarte.  En Primera tienes más espacios.

db.- ¿Cuál era el objetivo a comienzos de temporada?
-Quedar entre los ocho primeros, pues veíamos esa posibilidad al analizar equipo por equipo.

db.- ¿Fue doloroso no lograr la meta propuesta?
-Creo que no.  Siempre te sientes cuando no logras el objetivo, pero la meta es ahora tratar de quedar novenos y eso requiere de una exigencia máxima, de un alto rendimiento.  Tenemos que hacerlo para mantenernos en primera porque en el 2000 estoy seguro de que O'Higgins estará peleando un cupo para la Copa Libertadorees, si es que no está en la disputa por el título.

db.- ¿Por qué O'Higgins es una cantera inagotable de jugadores?
-El trabajo principal está en las divisiones menores, donde se realiza una buena labor desde la escuela de fútbol hasta la sere juvenil.  Hay buenos elementos y hay buenas canchas en los alrededores.  En el campo, en la primera serie, hay muchachos de 16 o 17 años de grandes condiciones.  Los profesores de acá están recorriendo esos lugares y traen al club a esos jugadores.

db.- Se preocupa usted de estudiar a los defensas que le corresponde enfrentar?
-Sí.  Si no jugamos acá y hay fútbol en Santiago y o parto a ver esos partidos.  No leo mucho, pero si voy al estadio a mirar cómo juega tal equipo o tal jugador.

db.- ¿Sigue el fútbol po TV?
-Obvio.  La Liga de Campeones es una agrado y no me muevo de frente a la tele.

db.- ¿A qué jugadores admira?
-No me gustan mucho los europeos, prefiero a los sudamericanos, en especial a Iván Zamorano.  Es uno de los delanteros que pese a su edad mantiene un nivel de alta competencia.  Eso es admirable en cualquier jugador.  A veces uno ve europeos notables dos o tres años, pero después desaparecen.  Me gusta el estilo de Zamorano y la dedicación que tiene su trabajo.  Romario también es un jugadorazo.  Me impresiona la velocidad del Piojo López y la contundencia de Gabril Batistuta.  De los europeos, sólo Christian Vieri, por su fuerza.  Es un tanque.

db.- La selección parte con dos fijos: Zamorano y Salas, ¿eso es una desafio o una frustración para usted?
-Claramente un desafío.  Uno tiene que fijarse metas y las metas están ahí, en esos jugadores, tratar de llegar donde están ellos.  Mi objetivo es tratar de acercarme lo más que pueda al nivel que tienen ellos.  Tratar de jugar en Europa.

db.- ¿Qué lección sacó de su abortado paso a Colo Colo?
-Que no esta´s seguro en una posibilidad hasta el momento que se firma.  Que un año puede ser muy bueno para ti, pero a lo mejor te tienes que quedar en el mismo lugar con el fin de madurar.

db.- ¿Cree usted que si sigue en O'Higgins tiene las mismas opciones que un delantero de un equipo grande de llegar a la Selección?
-Pienso que se abren más puertas si estás en Santiago.  Entre Heidi González, que está en la U y juega ante 30 mil personas, y Mario Núñez, que es de O'Higgins y juega ante 5 mil personas, siempre se va a optar por Heidi González.

db.- ¿Por qué?
-Porque está en Santiago, porque tiene más cobertura, la gente lo conoce más, a lo mejor por nivel de juego también.

db.- ¿No se supone que es más difícil marcar goles por O'Higgins que por la U?
-Creo que se dan más posibilidades en Universidad de Chile que en O'Higgins.

db.- Es decir, en las nominaciones influyen situaciones ajenas al rendimiento.
-A ver, no sé, creo que se tienen las mismas posibilidades.  No hay excusas para tener las mismas.

db.- ¿No influye en una nominación que Rozental sea de la UC, González de la U y usted de O'Higgins?
-Las posibilidades tienen que ser para todos iguales.

db.- ¿Qué sacrificios realiza usted para mantenerse al tope siendo un joven de 23 años?
-Creo que entre los 17 y los 25 años es cuando se viven las cosas al máximo: fiestas, carrete, tragos.  Yo he obviado todo eso por estar en el fútbol.

db.- ¿Le cuesta a veces?
-No, no.  Prefiero mil veces estar en un estadio, porque tengo una vida sana y sin problemas.  Me gusta mucho lo que hago y ojalá que no se acabe nunca, pero sé que algún día terminará.  Es es pero de este deporte, que llegas a una cierta edad y sabes que no juegas más.
 
 

LOS GOLES QUE NADIE QUIZO  (fuente: Triunfo, 19/10/1998)

    El actual artillero de la Primera B, Mario Antonio Núñez, torció un destino ingrato.  Desechado a principios de año por varios clubes, el delantero se destapó a punta de goles.  Con apenas 22 años, es el capitán de O'Higgins, ya pelea los premios con los dirigentes y también registras un paso por el fútbol argentino.

    Recién esta temporada el fútbol le guiñó el ojo a Mario Núñez.  Después de transformarse en emperador del área en las inferiores de O'Higgins se encontró con la dureza del profesionalismo y por más que ensayara gambetas, sus maniobras se iban enredando más de la cuenta y lo peor, se quedó sólo con el recuerdo de sus goles.

    "A principios de año lo ofrecí en todos los equipos, menos en Colo Colo e Iquique, y todos me preguntaban ¿quíen es Mario Núñez?...", recuerda Eduardo Peña, representante del jugador por esos días.

    "Roberto Hernández me subió al primer equipo y después tuve un montón de problemas.  Jugué muy poco y no tuve continuidad ni con (José) Sulantay, ni con (Gerardo) Pelusso, trajeron seis delanteros y ahí decidí comprar mi pase en siete millones de pesos", el goleador comienza su historia en la comodidad de su hogar en la Villa Teniente.

    Entusiasmado por Adrián Taffarel, volante trasandino de breve paso por Rancagua, Núñez cruzó la cordillera en septiembre del año pasado en busca de la consolidación definitiva.  "Entrené en Central Córdova, Sarmiento de Junín y Estudiantes de Río Cuarto...  Bonito el tour que hice (risas), pero no me conocía nadie, se complicó".

    -Pocos se atreven a probar suerte sin mayores contactos.

    -Nadie hace lo que yo hice, estuve cuatro meses y como persona crecí mucho, lo necesitaba porque era demasiado regalón en mi casa, hasta hice las camas...  Estuve en las pensiones de los equipos, pero, a veces, cuando estaba sin club la sufría un poco.  Elegí Argentina, porque es el mercado más visto por el fútbol europeo, que es mi meta.  Con la experiencia de esos cuatro meses me bastaba para desarrolarme en Chile como futbolista.

    Desde los 13 años en el club celeste, admirador del estilo de Aníbal González ("mi juego es similar al del 'Tunga' y al de Moisés Avila, pero yo tengo otras cositas"), Núñez tiene claro las bases del club.  "Sabíamos que sería un año difícil por la deuda histórica del club.  La idea de todo el plantel es mostrarse al fútbol grande, para lograr buenos contratos, y de paso ayudar a salir a O'Higgins de la Primera B", sostiene.

    A comienzos de año intentó vender el pase al club (pidió 4 millones y daba facilidades), pero el ¡no! todavía se escucha en la sede de calle Cuevas.  Los rumores lo ligaron a Coquimbo Unido durante el receso del Mundial, y más concreta fue la conversación con Oscar del Solar para llevarlo a Collao.  Tentador, pero la meta es ineludible: "Quiero ser el goleador del torneo con 25 goles y después escuchar ofertas, porque el pase me pertenece".

    -¿Cómo se explica la actual campaña de O'Higgins?

    En cada partido nos hemos entregado al máximo, ha sido un trabajo constante.  Además, en lo físico somos muy fuertes y la gente se siente identificada con ese estilo de ir siempre al frente, que es una virtud, y a veces, es una complicación.  Hacemos el uno a cero y vamos a buscar el segundo, el tercero...  Nos falta pausa y nos descuidamos atrás.  ¿Mi función? el 'profe' (René) Serrano me pide que me mueva del medio hacia las orillas, pero sin alejarme del área.  He formado dupla con Rolando Azás y ahora, con Jaime González, que es de buscar más el desborde.  Con el paraguayo me beneficia la cantidad de balones aéreos que baja.

    La campaña increíble de los rancagüinos acercó dineros al club y las largas reuniones por temas económicos, que tenían a Núñez junto al meta Roberto González como voceros del plantel, se guardaron para tiempos más duros.  Fuera de la cancha bajó la tensión, pero adentro su figura ya no es tan anónima, porque "ahora que estoy de goleador los rivales cambiaron la forma de marcarme, me golpean más, se pega mucho por atrás y eso te desgasta, pero hay que suplirlo con una mayor movolidad...  El otro día un técnico rival le gritó a su defensa ¡pégale una buena!".

    A este ritmo de goles, de seguro, no serán las últimas cosas que cambiarán en la vida inmediata de Mario Núñez.